Debian con escritorio MATE


Por cuestiones que no tienen nada que ver con mi relación habitual con el software, esta mañana me ví obligado a montar una máquina virtual con sistema operativo Debian y a ponerla a punto para utilizar un software muy concreto.
El sistema anfitrión es Windows 7 (64-bit) y como en internet lo que sobran son manuales, simplemente voy a resumir un poco el proceso sin detallarlo demasiado.

Utilicé VirtualBox para crear la máquina virtual. Como no necesito grandes prestaciones, reservé 8 GB de disco (muchísimo más que suficiente, pues el uso al final apenas se acerca a 3 GB), 1 GB de memoria RAM (para poder utilizar un entorno gráfico ligero con soltura) y desactivé la tarjeta de audio. La configuración de red la hice en modo puente sobre la Wifi del host, así que la máquina virtual recibe una IP directamente del router (sin tener que hacer NAT en el host) y cree que está conectada directamente a éste por cable ethernet. Perfecto para usarlo sin complicaciones como si fuese un PC independiente dentro de la red local.
También reservé 32 Mb de memoria de gráficos (aunque quizás la aumente a 64 Mb) y activé la aceleración 3D, que en principio no se va a usar pero no cuesta nada marcar la casilla.

La instalación la realicé mediante la imagen “netinst”, que recupera desde internet los repositorios con las versiones más actualizadas de los paquetes que se instalen.
A la hora de escoger qué software instalar, tan sólo deje marcado el set de utilidades estándar del sistema. Dejé descartado el resto (entorno gráfico, servidor de impresion, etc.) porque quería personalizar la instalación al máximo y no tener paquetes innecesarios.
Al terminar, me encontré en la línea de comandos, listo para instalar MATE, que es el entorno gráfico ligero que emula al vetusto Gnome 2 y que por supuesto viene de perlas para una máquina virtual dado su bajo consumo de recursos.
Comenzamos elevándonos a superusuario:
$ su
Introducimos la contraseña del root y ya podemos editar el fichero donde están los orígenes de paquetes:
# nano /etc/apt/sources.list
Al final del fichero agregamos:
# Mate
deb http://repo.mate-desktop.org/debian wheezy main
deb http://packages.mate-desktop.org/repo/debian wheezy main
deb http://mirror1.mate-desktop.org/debian wheezy main

Ten en cuenta que yo estoy usando la versión estable 7.4 de Debian, pero si estás en testing, ahora el codename es “jessie”. Si no lo sabes, fíjate en las otras lineas que aparecen en el archivo. En ellas aparecerá el codename de tu versión. Cierra nano con la combinación Ctrl+X y dí que Sí a guardar los cambios.
De nuevo en la shell:
# apt-get update
Esta primera actualización tirará un error porque antes necesitamos la clave de los repositorios de MATE:
# apt-get install mate-archive-keyring
# apt-get update

Y ya finalmente, con el repositorio añadido y las fuentes bien actualizadas, instalamos varios paquetes:
# apt-get install xorg lightdm mate-core mate-desktop-environment
No hay mucho que explicar:
– Xorg: el servidor de gráficos por excelencia
– Lightdm: el inicio de sesión gráfico (es el mismo de las versiones recientes de Ubuntu)
Y los dos restantes son los paquetes necesarios para obtener un escritorio bastante espartano pero funcional. Yo también instalaría, por comodidad, la herramienta “sudo”, para esas pequeñas veces que uno necesita instalar algo y no quiere hacerlo con una sesión de root abierta:
# apt-get install sudo
Y configuramos nuestro usuario:
# nano /etc/sudoers
Solo debemos añadirnos en la sección “User privilege specification”, como se muestra en esta imagen (sustituye “emilio” por tu nombre de usuario):

De nuevo, Ctrl+x para salir y confirmamos los cambios.

Todavía estamos en la terminal de superusuario, así que:
# exit
Y también cerramos nuestra sesión de usuario regular:
$ exit

Ahora, siempre tendremos una máquina Debian lista para trabajar, con un entorno ligero y ninguna aplicación inútil instalada. Todo lo explicado aquí es válido para instalaciones en máquinas físicas, simplemente recuerda enchufarlas con un cable RJ-45 a tu router durante la instalación, así como instalar después los drivers apropiados que puedas necesitar cuando llegues al escritorio, como por ejemplo los de tu tarjeta gráfica o de la conexión inalámbrica. 🙂

NOTA: Sobre una máquina física hay otros detalles a tener en cuenta. Mucha de la información necesaria se puede encontrar en esta magnífica entrada del blog DesdeLinux.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s