El estado de las cosas

Hablábamos el otro día durante una cena en un restaurante cercano sobre cómo han cambiado las cosas de un tiempo a esta parte en Microsoft; y era inevitable también hablar de Apple.
De los primeros, pues que el Surface Pro 4 mola un montón, que Windows 10 es un buen sistema operativo y que en general está haciendo un gran trabajo con su consola y su plataforma. Se llegó a pronunciar la frase: ¡Ahora mismo me mola más que Apple! y en ese momento un temblor azotó la costa oeste, las luces del restaurante tintinearon y dios mató un gatito xD

Por el otro lado tenemos a una compañía que se ha desmadrado en catálogo y que tiene un pequeño caos de tecnologías montado a su alrededor; sobretodo en lo que concierne a estándar de puertos y variedad de opciones que se han solapado.
De abajo hacia arriba:
– Los iPhone, con pantallas de diversos tamaños: desde la que se maneja con una mano (5S) hasta un azulejo de proporciones bíblicas (6S Plus). Se ha transformado en una misión bastante complicada eso de saber cual es el bueno para ti.
– Los iPad. Aquí las cosas están bastante mejor. El iPad Mini va perfecto para leer y navegar, el Air para videos, juegos y en general trabajo más intensivo; y el Pro, que ya va directo a por los profesionales, como su nombre indica, porque por tamaño tiene que ser una cosa fabulosa.
– Los MacBook. Hé aquí la madre del cordero, vamos a ver: el MacBook Pro, hasta aquí todo correcto. Sí, va todo soldado y tal y no se qué, pero se entiende el tipo de producto que es. El MacBook Air, en teoría el ultraportatil, con tamaños de 11 y 13, y una batería de aúpa. Vale perfecto. Y el Macbook normal? Pues en vez de reinventarlo con algo intermedio entre ambos, no. Hacemos uno más portátil y con más batería que el Air, a costa de algo de rendimiento y en 12 pulgadas. Ergo… y cual es ahora ultraportatil y cual el normal? Han cambiado las tornas.
– El Apple Watch: un despropósito en toda regla. Sabemos porqué el iPhone era mejor que cualquier teléfono: su interfaz. Buena parte de la Keynote de presentación se dedicó a analizar los errores de los teléfonos anteriores; y a explicar porqué la clave era una interfaz que se pudiese adaptar al contenido y actualizar en el tiempo. Algo similar con los iPad: ¿Porqué los netbook no eran esa categoría puente entre el móvil y el PC? De nuevo, existe un contexto en el cual el iPad tiene una razón de ser.
Pero… en qué es mejor el Apple Watch que un reloj tradicional? En absolutamente nada, si nos ceñimos a su función como reloj. Y creo que si tan solo lo hubiesen proyectado al público como una “Pulsera” en lugar de un “Reloj”, su alcance hubiese sido mucho mayor. Y para muestra un botón con el que poner un bonito cierre al post: la pulsera Microsoft Band. Toma ya.

Se me olvida hablar de los puertos. Simplemente se ha pasado de conectar todo con el conector de 30 pines a tener Lightning en dispositivos iOS, USB-C en el MacBook (y solo un USB-C) y los habituales en el resto (Thunderbolt, DisplayPort, USB, etc). Venga a comprar adaptadores a 79€ la unidad!

Anuncios

2 pensamientos en “El estado de las cosas

  1. Pingback: Año arriba, año abajo | Emilio Devesa

  2. Pingback: Keynotes de saldo – Emilio Devesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s