¿Como queda el catálogo de Apple tras la última Keynote?

He estado recopilando algunas preguntas que me surgen sobre la gama de MacBooks tras el evento “Hello Again”, que en general ha decepcionado a mucha gente, no sólo a mi.
También he oído cosas muy interesantes en los Podcast de Emilcar Daily y Apple 5×1, así como otras que creo que la gente no está entendiendo del todo, así que ahí va mi opinión (si te interesa, claro).

La pregunta que más he oído repetirse es: ¿Como queda ahora la gama de MacBooks? La respuesta puede que no sea tan evidente. Sí, en estos momentos el Air es el modelo más económico, pero se ha quedado muy atrás tanto en diseño como en portabilidad, especificaciones y características. Vista la desaparición del modelo de 11 pulgadas, cabe esperar que estemos ya en la última liquidación antes de decir adiós también al de 13.
¿Quiere esto decir que el verdadero punto de entrada es el Macbook de 12 pulgadas? Porque cuesta un ojo de la cara!
Probablemente Apple está allanando el camino para estabilizar y compaginar la familia de portátiles con la de iPad, ayudando a revitalizar éstos últimos. En mi opinión, el ordenador de entrada no sería un ordenador, sino el iPad Pro de 13 pulgadas. Aunque eso sí, siempre y cuando el próximo iOS 11 aportase muchas más posibilidades de trabajo, ya que hoy en día creo que en el SO móvil es muy difícil desempeñar cualquier tarea más allá de la ofimática básica, diseño gráfico, periodismo… vamos, todo aquello que no sea teclear o dibujar con el Apple Pencil. Por ejemplo, es imposible programar dentro de iOS, o instalar aplicaciones industriales que no parezcan versiones capadas de las de escritorio (ejem… AutoCAD).
Esta sería una estrategia comercial muy eficaz desde mi punto de vista, ya que tiende puentes entre ambas familias de dispositivos, le da al iPad Pro el protagonismo que merece y permite eliminar de la ecuación los “Air” (tanto MacBook como iPad).
Quien necesitase un verdadero sistema de escritorio (que cada vez es menos gente) ya tendría que saltar al MacBook o al MacBook Pro, y desembolsar una cantidad nada desdeñable. Eso sí, con las caídas de ordenadores en picado, no sería de extrañar unos ciclos de renovación más dilatados, de dos años, tal y como ya sucede con el Mac Pro.
Esa distancia que ahora existe entre los dispositivos iOS y los Mac se acortaría. Ayudaría al iPad Pro, como digo, pero es que además es evidente que el camino a la inversa también se puede recorrer, porque ya el MacBook Pro que acaban de presentar se está empapando también de conceptos nacidos en iOS.
Sistemas más conectados entre sí junto a la sincronización en la nube, identificarnos con nuestra cuenta de iCloud significaría, por fin, saltar de un dispositivo a otro de forma totalmente transparente. Y cada vez, utilizando menos contraseñas gracias al TouchID o al desbloqueo cuando se detecta que usas un Apple Watch.

Otra cuestión que preocupa a propios y extraños es el tema de los puertos, y de que hay que comprar un pequeño batallón de adaptadores para salir adelante con los nuevos portátiles, que solo incorporan USB-C/Thunderbolt 3.
Error. No se trata de que conectes tu vieja impresora o tu disco externo a un adaptador. Se trata de que cambies sus cables. Punto. Ni más ni menos. Se pueden encontrar de todo tipo a la venta en internet (Amazon, por ejemplo) y seguramente por el precio de un adaptador puedes cambiar todos los cables que necesites. Como son Thunderbolt, además, un único puerto será suficiente ya que permite conectar dispositivos encadenados.
Como mucho, un adaptador sencillo para poder conectar un pendrive USB-A en un momento determinado, aunque cada vez transferimos menos información en formato físico y hoy en día es raro que un usuario no disponga de cuentas en Dropbox, Mega, OneDrive, etc.
Bueno, lo que no podrás conectar serán los EarPods Lightning. Sí, ya sé que soy pesado con este tema.

Por supuesto otra de las preguntas importantes es… ¿Que pasa con la Touch Bar? ¿Es el comienzo de una revolución más profunda en la interfaz clásica de los portátiles? ¿Van a convertir toda la base del ordenador en una pantalla táctil? ¿Van a desaparecer las teclas? ¿Veremos teclas que sean pantallas de tinta electrónica?
Por ahora veo lejanas estas posibilidades; pero ya han ampliado (mucho, y eso me gusta) el tamaño del trackpad. Veremos si no será mejor incluir la Touch Bar en la parte superior del trackpad, junto a la barra espaciadora, o directamente decir adiós a los trackpad y cambiarlos por una pantalla OLED con respuesta háptica que actúe como puntero y como entrada alternativa (esto me gustaría incluso más).
No parece difícil imaginar la pantalla del iPhone 7 Plus ocupando el lugar del trackpad actual, incorporando la tecnología de detección de la palma de la mano cual iPad Pro, como lienzo para desplazarnos por la pantalla principal pero también como pantalla secundaria (por ejemplo con el timeline de twitter pasando en el fondo y llevando ahí elementos clásicos como el reloj, los indicadores de batería, wifi, notificaciones… Esto nos dejaría una interfaz mucho más limpia en el monitor y permitiría manejar de forma más homogénea las conexiones y notificaciones de un ordenador y de un teléfono.
Podríamos dibujar en el propio trackpad con un Apple Pencil!!! Un Apple Pencil que al igual que el de Microsoft, fuese magnético y se pegase al lateral de nuestro Mac!!! Ahí lo dejo.
Espero que se profundice en algo como esto. Y que me paguen lo correspondiente por tener la idea.

Por último, los más desconfiados se preguntan si Apple está renunciando al mercado de ordenadores.
Una posibilidad a barajar, viendo las ventas del sector, es la que ya he comentado. Pasar a ciclos bianuales de renovación o incluso alargarlos hasta los tres años, lo que tiene bastante sentido si Apple sigue basando su arquitectura en chips de Intel.
Lo que ha sucedido con la informática en los últimos 8 años ha sido el campo de cultivo perfecto para esta situación. Con los dispositivos móviles restando cuota de ventas, ya mucha gente no siente la necesidad de renovar su máquina tan a menudo. Y además, nos hemos llevado a la nube casi todo lo que necesitábamos de almacenamiento (fotos, videos, documentos, enciclopedias, etc.) seguido poco a poco del procesamiento de todo ello, pues cada vez es más habitual que nuestras aplicaciones sean un front-end de algo que está sucediendo a kilómetros de nuestro asiento (por ejemplo, Google Docs).
Ya no se necesita crear CPUs mucho más rápidas que la del año anterior. Las capacidades estándar de memoria RAM de los ordenadores llevan años sin crecer en exceso (parece que nos hemos estancado entre los 8 y los 16GB).
El almacenamiento es el perfecto ejemplo de esto: hay gente que sobrevive utilizando muy pocos gigas, y cualquiera te confirmará que es más beneficioso el uso de un disco SSD más justito de espacio que un enorme y lento disco mecánico. También consecuencia del cloud computing. Esta estrategia de Apple me parece muy realista.

Pero no podemos olvidarnos de otro escenario que cada vez parece que cobra más fuerza. Que Apple fabrique ordenadores con sus propios chip y abandone la arquitectura Intel.
Los procesadores ARM como el A-10 son cada vez más potentes y siguen siendo mucho más económicos y energéticamente eficientes que los de Intel. MacOS ya hizo una transición similar cuando se abandonó la arquitectura PowerPC para migrar a x86. Esto le daría el control total a Apple sobre sus ordenadores, aumentaría sus beneficios (porque no creo que fuesen a abaratar las máquinas) y les liberaría del lastre que supone Intel cada vez que se retrasa en sacar familias nuevas de procesadores como ha pasado en esta ocasión, que llevan la misma arquitectura que los MacBook Pro del año pasado.
Como efectos colaterales, no seria necesario desarrollar un chip específico para manejar la Touch Bar (o lo que sea que venga despues) ni el TouchID, pues uno de los motivos por los que no se había incorporado hasta ahora es por la necesidad de embeber Secure Enclave en el sistema a la vez que lo mantienes fuera de los procesadores Intel.
Y sí, permitiría seguir con ciclos anuales de renovación, ya que como se ha demostrado en los iPhone/iPad, la compañía está en condiciones de ofrecer chips ARM nuevos y notablemente mejores cada año.

En definitiva, que seguimos cabreados por la última Keynote 😡

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s