Crucial M4 SSD Actualizar Firmware


Estos días estoy utilizando mucho el viejo MacBook de 2007, al cual no solo le había instalado un SSD Crucial M4 que ya tenía por casa, si no que además había actualizado a OS X Mavericks y llegué a sustituir la pasta térmica y el teclado inglés original (de tipo ANSI) por un ISO Español.

El ordenador me dio un par de fallos puntuales que causaban el bloqueo total del sistema sin una explicación razonable aparente. Por curiosidad quise comprobar el estado del SSD (que cumple la friolera de 10 años) y no pinta nada bien, así que he hecho un backup de todo lo que tengo ahí guardado por si finalmente la unidad dice «basta».
Sin embargo, la salida de smartctl me informaba de que esta unidad suele dar problemas en torno a las 5000h de uso, y la mía se acerca ya bastante.

En un artículo de Tom’s Hardware del año 2011 se abordaba el problema, explicando que el disco se desconecta de forma aleatoria pasadas esa cantidad de horas de funcionamiento y se mencionaba una actualización del fabricante que resolvía éste inconveniente.
En la página de soporte de Crucial se puede encontrar la última versión de Firmware, que es del año 2013 así que entiendo que incluye el parche necesario para evitar el problema.

La forma más sencilla de llevar a cabo esta actualización es desde un sistema Windows, y afortunadamente tengo una partición Boot Camp que me ha ahorrado muchos quebraderos de cabeza. En caso contrario, hubiera tenido que hacerla o bien sacar la unidad del equipo y conectarla a un PC.
Basta con descargar un programa del fabricante, aceptar la licencia de uso y un par de reinicios para completar el proceso.

Por ahora no he vuelto a sufrir cuelgues pero inevitablemente habrá que estar atentos a cualquier oferta o despiece, ya que el ordenador todavía tiene mucha vida útil por delante si se le dá el cariño apropiado .

Anuncio publicitario

Auriculares HIFIMAN Sundara


Ficha Técnica:
Nombre: Sundara
Fabricante: HIFIMAN
Precio: 349 €
Página web: https://hifiman.com/products/detail/286

ATENCIÓN: Parte de esta review está acompañada de texto generado con ChatGPT (versión Dec 15) para explicar las características generales de este tipo de auriculares. Puedes identificar estas partes porque se encuentran escritas en letra cursiva.

Ya hace tiempo que necesitaba unos buenos auriculares tanto para disfrute personal como para trabajar. Venía mezclando con unos altavoces Logitech Z-4e (viejos conocidos de este blog y reparados ya mil y una veces) porque los conozco a la perfección, pero es cierto que a veces me gustaría tener algo más cercano a unos monitores de referencia más exacta.
Descarté los sospechosos habituales (Sony WH-1000XM5, Apple AirPods Max y similares) porque tienen un perfil de sonido mucho más orientado a consumo y además la conexión bluetooth introduce un lag y una compresión nada deseables, de modo que me introduje en la madriguera de conejo que es investigar acerca de productos de audio y me encontré con este modelo que vamos a repasar en esta entrada.

HIFIMAN es una marca de audio conocida por sus auriculares y amplificadores de alta calidad. La marca ofrece una variedad de auriculares inalámbricos y con cable, incluyendo modelos de tecnología planar y dinámica. Algunos de los auriculares más populares de HIFIMAN incluyen el Sundara, el Ananda, y el Edition X V2. Los auriculares de HIFIMAN son conocidos por tener un sonido claro y detallado y por ser cómodos de usar durante períodos prolongados. La marca también es conocida por utilizar materiales de alta calidad en la construcción de sus auriculares y por ofrecer una garantía de por vida para sus productos.

Llevo seis meses empleando el modelo Sundara y he de decir que estoy muy impresionado por su calidad y por la nitidez del sonido, gracias a su tecnología de imanes planares y diseño abierto.

Los auriculares planares son un tipo de auriculares que utilizan una membrana plana y un imán plano en lugar de una bobina y un imán cilíndrico. La membrana plana es más delgada y más ligera que la de los auriculares dinámicos tradicionales, lo que permite que se mueva de manera más rápida y precisa. Esto produce un sonido más detallado y con menos distorsión. Los auriculares planares también suelen tener una sensibilidad y una impedancia más bajas que los auriculares dinámicos, lo que significa que pueden ser más fáciles de manejar para dispositivos móviles y amplificadores de menor potencia. En general, los auriculares planares son valorados por su sonido claro y detallado, aunque también suelen ser más costosos que otros tipos de auriculares.

Los auriculares abiertos tienen algunas ventajas únicas sobre los auriculares cerrados:
– Mayor apertura de sonido: los auriculares abiertos tienen una mayor apertura de sonido, lo que significa que pueden proporcionar una sensación más inmersiva y natural al escuchar música. Esto se debe a que los auriculares abiertos no obstruyen completamente el oído y permiten que el sonido entre y salga del oído de manera más natural.
– Menos sensación de aislamiento: los auriculares abiertos no bloquean completamente el ruido ambiental, lo que significa que el usuario puede escuchar lo que sucede a su alrededor mientras escucha música. Esto puede ser beneficioso en situaciones donde es importante estar atento al entorno, como al caminar por la calle o en el transporte público.
– Mayor transparencia: los auriculares abiertos suelen tener una mayor transparencia y detalle en el sonido debido a que no bloquean completamente el oído. Esto puede ser beneficioso para músicos o productores que necesitan escuchar con precisión todos los elementos de una canción o pista.
– Menos calor: los auriculares cerrados bloquean completamente el oído y pueden hacer que el oído se caliente y sude durante períodos prolongados de uso. Los auriculares abiertos permiten que el aire circule y pueden ser más cómodos de usar durante períodos prolongados.

En este caso, los Sundara ofrecen una definición muy buena en todos los rangos de frecuencias. El fabricante afirma que pueden reproducir un rango que va desde los 6Hz hasta los 75 KHz, aunque el oído humano no alcanza tales extremos. Comprobarlo es muy fácil y te animo a que lo hagas tú también: en Logic Pro he creado una pista de audio vacía y he introducido un módulo llamado «Test Oscilator» con el que puedes manejar diferentes tipos de ondas (senoidal, cuadrada, ruido blanco y rosa, etc.) y variar la frecuencia en la que se emiten. En los auriculares he podido escuchar sin problema la frecuencia de 20Hz, que es toda una experiencia en si misma, pero no puedo decir lo mismo a partir de 16,5 KHz, seguramente debido al deterioro natural de mis oídos a mi edad. Probablemente esos sonidos se estén reproduciendo, pero no puedo percibirlos.

Esta prueba técnica no quiere decir nada por sí sola así que he estado escuchando toda la música que he podido durante estos meses y he de destacar el sonido natural y abierto propio de unos auriculares de esta clase.
Los graves cuentan con buena definición pero no se encuentran exagerados, por lo que no se comen a las frecuencias medias. De la misma manera los agudos tampoco están sobreexpuestos pero sí que permiten percibir los detalles más sutiles con claridad. En general tienen una textura cálida en prácticamente todo el espectro, ninguna frecuencia parece estar excesivamente presente frente a las demás y este equilibrio te permitirá percibir todos los instrumentos con una gran claridad, por lo que si los quieres emplear para mezcla o Mastering, pueden ser una opción muy a tener en cuenta.

Los Sundara vienen en una caja con terciopelo acompañados de un cable de 1,5m reemplazable y con conexión minijack en forma de L, además de un adaptador a Jack de 6,35mm. Las almohadillas de cuero sintético (muy cómodas y grandes) ya vienen montadas.
Las cápsulas que alojan los auriculares propiamente dichos están construidas en aluminio y todo el conjunto se siente muy robusto.
En el (breve) manual incluído viene explicado como ajustar la diadema, fabricada en metal. No reposará directamente sobre tu cabeza ya que cuenta con una banda interna de goma con aspecto de cuero para más comodidad.
Hablando de comodidad, el peso es de 372g. Comparado con auriculares de diadema baratos son bastante pesados, pero se encuentran dentro de lo normal en cascos de esta categoría. No me han supuesto ninguna incomodidad a lo largo de varias horas de llevarlos puestos.
Reconozco que echo de menos que traigan una funda dura o, al menos, una bolsa de transporte adecuada, ya que me gustaría poder llevármelos sin ponerlos en riesgo.

Hay que tener en cuenta eso sí que la impedancia de 37ø y su sensibilidad de 95 dB no serán aptas para su uso con dispositivos móviles. En mi caso, conectados a un iPhone, apenas recibían potencia como para ser realmente útiles. Sin embargo, sí que funcionan perfectamente conectados directamente a un MacBook (no digamos ya a interfaces de sonido externas o amplificadores). Si tienes dudas acerca de la posibilidad de utilizar unos auriculares con tus dispositivos, ésta calculadora online puede ser de mucha ayuda: https://www.headphonesty.com/headphone-power-calculator/

Por último, cabe señalar que por su diseño abierto estos auriculares son bastante delicados y no deberías emplearlos en exteriores o lugares donde la suciedad pueda colarse en su interior, pero existe una versión cerrada de los mismos.

NOTA:
9

Lo mejor de HIFIMAN Sundara:
+ Calidad de sonido muy superior a la competencia en su rango de precios
+ Sonido equilibrado y muy fidedigno
+ Construcción robusta en metal y cuero sintético

Lo peor de HIFIMAN Sundara:
– Su diseño abierto no los hace aptos para usar por la calle
– La alta impedancia impide su uso con teléfonos móviles si no tenemos un pre-amplificador
– No incluyen funda o bolsa de transporte

Mi experiencia con AppleCare+


Hace unos pocos meses, en Noviembre, decidí renovar mi teléfono móvil. Estaba disfrutando de un iPhone XR que todavía da un rendimiento excelente, la batería le dura más de un día y es duro como una roca.
Sin embargo, en los últimos tiempos me resultaba demasiado grande en la mano y echaba de menos formatos más pequeños como el del iPhone 6 y sobre todo, el del iPhone 5C con el que entré en el ecosistema de Apple.
Por otro lado, estando más de la mitad del día frente al portátil, me resulta totalmente innecesario un teléfono con una pantalla tan generosa.

Cuando Apple presentó los iPhone 12, me vi muy tentado por la versión mini, tanto por el nuevo diseño, muy similar al del iPhone 5, como por la posibilidad de utilizar un dispositivo mucho más cómodo en una sola mano. Pero no era el momento y la economía no estaba para tirar cohetes.
Este año, Apple ha aumentado ligeramente la duración de la batería (el punto más criticado del 12 mini), ha mejorado ligeramente la pantalla, ha duplicado el almacenamiento base e incluido unas cámaras mucho mejores (las del 12 Pro Max) en el iPhone 13.
Esta versión está siendo muy criticada por ser prácticamente igual a la generación anterior, pero yo creo que precisamente se ha dado un gran paso adelante en los cuatro aspectos más importantes de un teléfono.
Así que tras tres años, me lancé a la renovación.

Hete aquí que a finales de Febrero el chip NFC de éste nuevo iPhone dejó de funcionar y no permitía utilizar Apple Pay. Ni podía añadir tarjetas nuevas, ni siquiera eliminar las tarjetas añadidas anteriormente. Y lo peor era el mensaje de error que carecía de total sentido.
Por suerte, había contratado el seguro de AppleCare+ (mediante pagos mensuales bastante asequibles) y una simple llamada al servicio técnico bastó para solicitar un reemplazo express.


Funciona así: recibes un teléfono nuevo exactamente igual al que ya tienes en una caja sin ningún tipo de serigrafías ni accesorios. Pelado. En esa caja, debes meter el teléfono estropeado ya restaurado a valores de fábrica y desvinculado de tu AppleID. A continuación, introduces esa caja en un embalaje/sobre que viene incluido, pegas las etiquetas con la información de envío y avisas al servicio de mensajería para que vengan a recogerlo.
Apple debe recibir el terminal en menos de diez días laborales y lo inspeccionará a fondo, no vaya a ser que hayas intentado colársela.
Mientras todo esto sucede, en tu cuenta corriente se retiene el importe del teléfono nuevo.

En mi caso, todo ha salido perfecto. Hay que conservar los emails con la confirmación del cambio ya que obviamente tu teléfono nuevo no tiene el mismo IMEI que el que te han sustituido, pero al margen de eso, es como volver a estrenar terminal. La batería venía con el 100% de salud, cero daños exteriores y por supuesto, una garantía que se extenderá un tiempo extra sobre la garantía original.

Comprobar desgaste de un SSD en MacOS

Hace casi exactamente un año pude cambiar el SSD original del MacBook Pro por un SSD NVMe con una sustancial ganancia tanto en capacidad de almacenamiento (desde 256Gb a 2Tb) y de rendimiento.
Escogí el SSD de Silicon Power porque utilizaba tecnología TLC, en teoría más duradera que la QLC aunque no lleguen al nivel de MLC, la tecnología del componente original del equipo.
Con un año de uso intensivo a sus espaldas (edición de vídeo, de audio, programación, máquinas virtuales, fotografía, etc. etc.) quise comprobar cómo iba de salud.

Una forma bastante fiable de hacerlo es a través de la medida TBW (TeraBytes Written) proporcionada por el sistema SMART. Para verificarlo, necesitamos instalar una herramienta que nos permita recuperar esa información.
A falta de una mejor alternativa, voy a instalar Homebrew, un gestor de paquetes muy al estilo Linux que nos permitirá instalar paquetes de software y nuevas aplicaciones desde el terminal, incluso muchas que no están disponibles de otra forma o que no tendremos que preocuparnos de instalar manualmente. Para instalar Homebrew, basta con introducir:
$ /bin/bash -c "$(curl -fsSL https://raw.githubusercontent.com/Homebrew/install/HEAD/install.sh)"
A continuación instalamos el software Smartmontools:
$ brew install smartmontools
Y para terminar, lanzamos el programa con:
$ smartctl --all /dev/disk0

Con esto podremos ver toda la información de salud del dispositivo y nos fijaremos en particular en «Data Units Written»:

En mi caso he comprobado con gran satisfacción que todavía dispongo de muchísimo margen hasta alcanzar los 500TBW que teóricamente el fabricante marca como frontera antes de que aparezcan fallos por desgaste de las celdas de memoria, por lo que podría esperar que el ordenador se quedase obsoleto antes de que esto suceda.