El valor de volver a los blogs

Cada vez más en los últimos años he estado consumiendo contenidos en formato podcast o vídeo (generalmente desde Youtube) para aprender cualquier nueva cosa, encontrar información y opiniones sobre productos y servicios o incluso por entretenimiento puro y duro.
Son formatos muy inmediatos que además se pueden consumir cómodamente desde un sofá o desde la cama, bien a través de una televisión, una tablet o un smartphone.
De vez en cuando, sin embargo, vuelvo a pensar en las tremendas ventajas a largo plazo del texto escrito. No en vano vuelco aquí cosas útiles, importantes o curiosas con las que me he ido encontrando.
Los humanos hemos creado herramientas muy poderosas para poder hacer búsquedas en contenidos escritos (sobre todo en formato digital) y a golpe de Google solo tardas unas decenas de segundos en localizar al autor de una cita, una reseña sobre cualquier cosa o un curso sobre alguna otra, por poner algunos ejemplos.
Sin embargo: ¿en qué capítulo de tal podcast escuchaste una frase? ¿O en qué momento de un video se habla sobre tal suceso?
Resulta menos evidente, sobre todo si es algo que escuchaste o viste hace tiempo.
Quizás las nuevas tecnologías deban avanzar hacia ahí: que los buscadores puedan interpretar también la voz grabada o imágenes en un video. Mientras tanto, el gran valor de la palabra escrita seguirá siendo su permanencia en el tiempo. Si tienes algo importante que contar, quizá sea hora de volver a los blogs.

Apollo 13

<< Houston, hemos tenido un problema >>
Astronauta Jim Lowell, Comandante de la misión Apollo 13

Muchos recordaréis la película que se hizo sobre la misión Apollo 13, protagonizada por Tom Hanks, Bill Paxton, Kevin Bacon, Ed Harris y algunos otros. Es una película histórica (en el sentido de que dramatiza un hecho histórico real) que relata el accidente y los problemas que derivaron del mismo durante el viaje a la Luna.
Tras superarlos, el último escollo era la reentrada en la atmósfera terrestre y conseguir que el módulo de mando amerizase en el Océano Pacífico.
Amerizar es un término muy generoso para lo que en realidad sucede: la cápsula entra a velocidades supersónicas en la atmósfera, incandescente por el rozamiento con el aire y en medio de una bola de plasma que imposibilita la comunicación por radio. A determinada altura, se despliegan unos paracaídas y la cápsula llega al agua a una velocidad razonable para que el choque no sea fatídico. Se trata de un impacto amortiguado, pero un impacto en toda regla.
Aquel día no iba a estar exento de más dificultades: una alerta por tormenta estaba activa en el lugar.
Así que entre el mal tiempo y el golpe, podríamos decir que… «Tifón y Pumba».